ALEXANDRA-JOYFULMANGO-91.jpg

Hola.

Bienvenidos a mi blog. Comparto historias y temas de interés para apoyarte durante tu proceso de emprendimiento.

Jamaica

Jamaica

Jamaica. What a wonderful place! Este pasado mes de septiembre visité la isla de Jamaica por una semana y fue una experiencia inolvidable. Todos los recuerdos que tengo de este viaje se resumen en pura alegría; me sentí como en casa.

Todo comenzó cuando llegamos al aeropuerto, no hubo persona alguna que no nos saludara con una sonrisa en su rostro. Alegría es la palabra con la que describiría a todas y cada una de las personas que conocimos en ese país. Muy parecido a Puerto Rico de por cierto, una isla tropical con muchas bellezas. El camino fue largo y agotador pero cuando llegamos a nuestro destino todo eso quedó en el pasado. Fuimos recibidos con unas exquisitas copas de champaña mientras realizábamos el “check-in”. Luego nos llevaron a lo que sería nuestra habitación por una semana, decorada al estilo francés.

Decidimos comer en un restaurante al aire libre que nos quedaba cerca de nuestra habitación y tenía una hermosa vista al mar. Desde allí podíamos escuchar las olas rompiendo en la orilla y nos cobijaba un alumbrado mar de estrellas. Era una noche de ensueño y para completar llegó nuestro delicioso plato: rabo de langosta con camarones. Esa comida estuvo tan y tan buena que quisimos cerrar con broche de oro nuestra estadía, así que volvimos al mismo restaurante en la última noche en Jamaica. Todo lo que probamos durante nuestra estadía fue una delicia. El jerk chicken es una de las comidas tradicionales en Jamaica. Picante, uff, pero un plato que no deben dejar de probar. La salsa jerk es hecha principalmente con pimienta y “scotch bonnet pepper”. Nos gustó tanto que hasta compramos para traer a Puerto Rico y tener un poco de ese sazón jamaiquino en nuestra cocina.

Floyd's Pelican Bar

Floyd's Pelican Bar

Uno de los lugares que visitamos fue Floyd’s Pelican Bar localizada en Parottee Bay, a casi una milla de la orilla y encima de un banco de arena. La experiencia de visitar esta barra fue maravillosa, hasta conocimos a su dueño Floyd Forbes quien creó este lugar en el 2001.

 

En el hotel disfrutamos de todas las bebidas que nos hacían los bartenders; Jamaican Smile, Dirty Banana, Iceberg, Humming Bird, etc. Todos los días, ellos se encargaban de que estuviéramos entretenidos y la pasáramos espectacular. Su espontaneidad y manera de tratar a los huéspedes fue excepcional. Una A en el servicio que recibimos de parte de todas las personas en el Sandals Whitehouse. Sentías que te conocían de toda la vida. Como somos latinos nos cambiaron los nombres y por toda esa semana los empleados nos llamaban María y Tony. En cualquier parte del hotel que estuviéramos cuando escuchábamos alguno de esos dos nombres sabíamos que nos hablaban a nosotros.

Este viaje me dejó tantos recuerdos excepcionales que me encantaría volver para conocer nuevos lugares que no pudimos visitar. No hay duda de que en algún momento deben ir a Jamaica y vivir personalmente esta experiencia.

A letter to my younger self

A letter to my younger self

Sueños

Sueños